sábado, 2 de febrero de 2013

Este tremendo desaguisado exige algo más que cambiar de partido, hay que pedir responsabilidades penales.

Desde el primer momento en que aparecieron los primeros datos del caso Bárcenas, presentí que el partido político en el Gobierno tenía los días contados.
Cuando incluso los medios informativos de derechas castigan sin piedad al partido de derechas que nos gobierna, el partido en cuestión está perdido.
Han habido amenazas de querella judicial por parte del PP contra los medios que han destapado su trama corrupta. Pero como bien recordaba un periodista, más gordo fue lo del escándalo Watergate y acabó ganando la prensa y perdiendo Nixon.
La prensa se puede equivocar pero medios de la importancia de El País o El Mundo, imagino que contrastan sus fuentes antes de publicar una noticia de semejantes repercusiones.
El tema central de mi artículo trata de la responsabilidad que se les debería exigir a nuestros gobernantes.
A un médico se le puede condenar hasta con prisión por un delito de negligencia con grave perjuicio para un paciente, o lo mismo le podría suceder a un controlador aéreo que cometa un error inexcusable, con consecuencias graves.
Pues resulta que el gobierno de un país es el "controlador" de todos y cada uno de sus ciudadanos, y este gobierno ha cometido errores, por acción u omisión, tan graves como para llevar al país al borde de la bancarrota, dejando a cientos de miles de ciudadanos en la miseria y a otros tantos más con un futuro incierto. Indirectamente ha sido culpable del suicidio de personas que han visto cómo el estado ni les protegía ni les amparaba, ante leyes y formas de interpretar dichas leyes éticamente reprobables.
Pero no sólo han llevado a cabo una política económica desastrosa donde por medio de la subida de impuestos, el IVA, IRPF y de recortes salvajes han acabado de ahogar y paralizar la economía, pues la gente ha visto muy reducida su capacidad adquisitiva y por tanto ya no consume.
Es que además, cuando se le ha exigido a la ciudadanía todos estos sacrificios, ellos, para empezar, no se han aplicado ninguno de esos recortes, y para acabar, resulta que han estado haciéndose ricos a nuestras expensas durante años, y no gracias a su trabajo duro, sino a la puesta en marcha de un sistema de retribuciones no regladas ni declaradas con el simple propósito de mantener a la cúpula y a buena parte del partido con la boca bien callada y obedientes ante cualquier orden de sus "jefes", al más puro estilo Siciliano.
Por tanto, reivindico que se les exija responsabilidad penal a todos y cada uno de los responsable de tamaño desaguisado, no basta con cambiar de partido.
Por cierto, ¿No os parece que es demasiada casualidad que los delitos fiscales prescriban a los 4 años, justo lo que dura un mandato electoral?
Acabo por remarcar que cuando en un estado, los dirigentes actúan impunemente ante la justicia, se indulta a los grandes defraudadores, e incluso delitos que implican homicidio involuntario, por ser afines al partido en el Gobierno, ese estado no se puede calificar de democrático en ningún caso.
Si queremos una verdadera democracia, transparente e igualitaria, deberemos luchar por ella.
Desde luego los "Sicilianos" no lo van a hacer por nosotros.